La presentación de la Agrupación Deportiva Santa Cruz 2018/2019 fue sencillamente mágica. Como si de un cuento se tratase, los sentimientos volvieron a brillar a flor de piel, las emociones volvieron a hacer de las suyas y nuestros agrupados y agrupadas se convirtieron en protagonistas de esa noche espectacular.

Fue una velada intensa, que este año celebramos en un lugar diferente, pero perfectamente apropiado para la ocasión. En esta cita no faltó detalle alguno. Hubo tiempo para recordar un año más a nuestro presidente de honor, D. Ángel Díaz. Y sin olvidar el pasado también miramos al presente y al futuro nombrando a todos y cada uno de los deportistas que forman las 4 secciones de este equipo 100% equipo: Natación, Artística, Waterpolo y Masters.

En total, más de 100 agrupados y agrupadas que lucieron con orgullo el escudo del club, y el lema escogido para esta temporada: «Un millón de sueños». Porque los sueños construyen el futuro, y por eso la Agrupación 2018/2019 mira al mañana con ilusión y con toda la humildad que le caracteriza, pero sabiéndose grande.

Hubo tiempo también para reconocer a los deportistas más destacados del club, participantes en Campeonatos de España y de Europa. No faltó el discurso de nuestro presidente y director técnico, Pedro Díaz, que tuvo palabras de reconocimiento también para los clubes de nueva creación este año, y que nos acompañaran en las competiciones del calendario oficial.

Otro de los momentos estelares de la noche llego con la emisión de un video recordatorio de la historia del club, y de la temporada anterior. Fueron muchos los éxitos de la ADSC en la temporada 2017/2018 y todos esos grandes logros quedaron reflejados en esta proyección.

Y todo esto aprovechando el lugar para disfrutar de una estupenda cena, a la que acudieron más de 200 personas entre padres, familiares, amigos y ex deportistas del club. Todos inspirados en ese sentimiento único que define y caracteriza a la Agrupación. Fue el momento para revivir recuerdos, anécdotas y vivencias, el turno de compartir lo que nos une que es el amor por el deporte acuático.

Para concluir, el broche de hora perfecto a este cuento, la presentación de nuestros equipos. Cada uno tuvo su momento, cada agrupado y agrupada fue protagonista por unos segundos, porque así es este equipo, importante desde el primero al último. Con la foto final se puso el «Fin» a esta historia maravillosa que sirve para dar el pistoletazo de salida a una temporada de «ensueño».

Y colorín colorado, ¡Que viva la Agrupación!